Ascaíni comparó la persecución hacia él con la dictadura

“La persecución hacia mí de la Policía de Seguridad Aeroportuaria fue lo más parecido a la dictadura”, dijo el policía que está acusado por narcotráfico junto a Hugo Tognoli.

Carlos Andrés Ascaíni, acusado como supuesto narcotraficante y de actuar bajo la protección del ex jefe de policía de Santa Fe, Hugo Damián Tognoli, solicitó ampliar su declaración indagatoria en el marco del extenso juicio oral y público que ambos afrontan junto a otras 25 personas y que transita sus últimos capítulos con vistas a los alegatos de cierre, previstos para febrero de 2018.

“Yo no conocí la época de la dictadura militar, pero la persecución de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) hacia mi persona fue lo más parecido”, se despachó Ascaíni ayer ante el Tribunal Oral Federal Nº 2 de Rosario, en referencia a la pesquisa en la que considera que fue “embagallado para justificar la detención de Tognoli.”

Ante las jueces Beatriz Caballero de Barabani, Omar Digerónimo y Ricardo Moisés Vázquez, el hombre de Villa Cañás, localidad donde se gestó la pesquisa que desembocó en la polémica detención del ex jefe de policía provincial, no se guardó nada.

Durante dos horas, en tono enérgico, Ascaíni hilvanó con cierto desorden temporal las situaciones que derivaron en su acusación. Y no ahorró ásperas críticas a la tarea de inteligencia y seguimiento que desplegó la PSA sobre él y su entorno.

“Nunca me llamaron a declarar. Me presenté varias veces en la comisaría de Villa Cañás para dar cuenta de esa situaciones”, recordó sobre la presencia desde 2009 de los vehículos civiles asignados a la PSA que lo monitoreaban. Esa investigación había sido iniciada por la fiscal federal Liliana Bettiolo en 2009 y quien, a partir de una nota periodística de 2012 acusó a Tognoli de brindar cobertura a Ascaíni, a quien el jefe comunal de Villa Cañás había señalado como jefe de una banda narco.

La fiscal planteó entonces la hipótesis que desde la comisaría le habían proporcionado información a Ascaíni sobre dos vehículos que lo perseguían y que pertenecían a la PSA. Según esa hipótesis, los policías santafesinos cobraban por eso.

Cuando la pesquisa sobre Ascaíni salió a la luz Tognoli era jefe de la policía provincial. La fiscal acusó al funcionario, pero el juez federal Carlos Vera barros le dictó la falta de mérito. Como la fiscal no apeló, la Procuradora General de la Nación la apartó de su cargo y posicionó en su lugar al fiscal Juan Patricio Murray quien consideró que Tognoli facilitó una clave del Registro de la Propiedad Automotor a sus subordinados para que averiguaran dominios de vehículos aportados por Ascaíni a fin de establecer si pertenecían a fuerzas de seguridad.

Sé el primero en dejar un comentario en "Ascaíni comparó la persecución hacia él con la dictadura"

Dejar un comentario

Su email no será publicado.


*