Críticas a los concejales por el giro en torno a la prohibición del glifosato

Varios ediles rosarinos dieron marcha atrás con la prohibición del uso del herbicida aprobada por ellos mismos apenas días atrás. Denuncian presiones de empresarios del agronegocio.

Aunque aún no se reglamentó ni se vetó la ordenanza aprobada por unanimidad, el Concejo Municipal ya dio marcha atrás con la prohibición del glifosato y redactó un protocolo que permitiría su uso. El lobby sojero llegó al Palacio Vasallo y convenció a los ediles para que cambien su decisión de hace días.

“Lo que acaba de suceder en el Concejo es algo que da muchísima bronca. Ese mismo cuerpo de concejales que venía de aprobar por unanimidad la prohibición del glifosato en todo Rosario, terminó cediendo ante el lobby sojero que hoy se hizo presente en el Concejo”, expresaron desde el bloque de Ciudad Futura.

Los concejales del PRO y el Socialismo, como siempre, se pusieron de acuerdo y no sólo intentaron modificar la ordenanza que habían votado hace dos semanas atrás, sino que además lo hicieron a pedido de un puñado de empresarios”, denunciaron desde ese espacio.

Durante la sesión de ayer, que fue dada por terminada cuando la discusión en torno a este tema aumentó la tensión, la concejala de Ciudad Futura, Caren Tepp, también denunció un pacto entre el PRO y el socialismo para “evitarle” el costo político que podría tener una decisión adversa de parte de la intendenta Mónica Fein: la de vetar la ordenanza aprobada por unanimidad, incluso por los propios legisladores oficialistas.

Por otro lado, María Victoria Dunda, integrante de la organización Paren de Fumigarnos, cuestionó el procedimiento administrativo y atribuyó este retroceso “a las presiones de las entidades agropecuarias”.

Sabemos que en la reunión de comisión de Labor Parlamentaria del Concejo los ediles recibieron a miembros del agronegocio, como la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), la Sociedad Rural y el servicio de toxicología que tiene la provincia. Después de esa reunión surgió esto que no tiene precedente jurídico ni de técnica legislativa alguna”, analizó la abogada en LT8.

En esa línea, Dunda opinó: “Estamos hablando de una modificación a una ordenanza que todavía no está formalmente promulgada. Es una ordenanza que estaba esperando la promulgación o el veto que estaba en manos del Departamento Ejecutivo Municipal. En realidad, era una ordenanza que estaba en una nebulosa, medio renga, porque le faltaba la otra pata que era la aprobación o desaprobación del Ejecutivo”.

En las redes

Sé el primero en dejar un comentario en "Críticas a los concejales por el giro en torno a la prohibición del glifosato"

Dejar un comentario

Su email no será publicado.


*