Javkin: “La ciudad está en un ritmo de obras muy fuerte, pero queremos avanzar más”

El secretario técnico municipal y precandidato a concejal por el Frente Cívico y Social dialogó con Mundo Político sobre sus propuestas para el Palacio Vasallo. “Temas que están en las prioridades de la ciudad no logran avanzar en el Concejo”, afirmó.

Por Guido Brunet

“Se discuten temas que a lo mejor no están en la agenda prioritaria y otros temas que sí están en las prioridades de la ciudad no logran avanzar”, manifestó Pablo Javkin, quien desde hace casi dos años se desempeña en el municipio.

El funcionario quiere volver al Palacio Vasallo tras su experiencia de 2001 a 2005, para luego trabajar como diputado provincial y nacional. “Donde me tocó estar las cosas nunca quedaron igual, y si voy al Concejo va a pasar lo mismo, no va a ser el mismo Concejo que antes”, aseguró.

Cuando la ciudad tomo crédito del BID  en 1999 la mayoría del Concejo era justicialista y era de 41 miembros. Se discutió para qué, pero nadie negó esos recursos, con los que se hizo el HECA, los centros de distrito, camino de los granaderos, Pellegrini y Oroño, es decir, tuvo una gran transformación”.

“Hoy la ciudad está en un ritmo de obras muy fuerte”, menciona Javkin. Y enumera los trabajos en calles San Martín, Junín, Rivarola, 27 de febrero, Francia, barrio Ludueña con pavimento nuevo y luces led. “También estamos completando el plan de cloacas, vamos a lanzar el puente de la cabecera y estamos haciendo todo el corredor en Ovidio Lagos de deportes”, señala el secretario.

“El Plan Abre intervino en más de 34 barrios reconstruyendo Fonavis y generando un espacio público en el corazón de Villa Banana”, continúa. “Pero queremos avanzar más, donde hicimos las cloacas, avanzar en el pavimento definitivo, donde recuperamos un espacio público, en el mejoramiento de las actividades que allí se hagan. En cada rincón de la ciudad tenemos un proyecto” manifiesta el precandidato a concejal.

“Tenemos la oportunidad de hacerlo más rápido y para hacer esto hacen falta recursos porque al presupuesto lo votan los concejales, saben qué se puede hacer y qué no. Cuando hablamos del movimiento de Rosario hablamos de esto, cuando hacés una obra inmediatamente te aparece una nueva, una demanda nueva y acompañar ese movimiento es ir cada vez por más recursos”, expresa Javkin.

“Además de los recursos que nos deben, ese es el ritma que queremos que la ciudad tome y el Concejo hoy es un freno para eso. Esto lo estamos haciendo entre Municipio y Provincia”, completa el funcionario.

-¿Cuál es la importancia que tienen estas elecciones a concejales para la ciudad?

-Creemos que el Concejo ha entrado a una zona de empantanamiento, donde hay dificultades para generar consenso para tomar cualquier decisión trascendente, que muchas veces tiene que ver la vida cotidiana de muchos rosarinos que dependen de los recursos, de decisiones del Concejo, de normativas, que evidentemente la pluralidad del Concejo, que es un valor, se ha convertido en un freno a la ciudad por actitudes muy mezquinas a nuestro entender. Tenemos que entrar en otra etapa en la que el Concejo proponga, discuta, pero que también acompañe el movimiento de la ciudad.

-¿Cree que una mayor unidad de bloques puede beneficiar a la toma de decisiones para la ciudad?

-En la actualidad hay 28 concejales y 18 bloques. Pero por otro lado hay algo que es más cualitativo, que es que aún con pluralidad, que es un sello de la ciudad, el Concejo ha entrado en un camino de lógica política aporteñada donde en lugar de mejorar las propuestas o generar iniciativas se ha convertido en un lugar donde se frena todo, como la obtención de mayores recursos con la deuda. Se discuten temas que a lo mejor no están en la agenda prioritaria, y otros temas que sí están en las prioridades de la ciudad no logran avanzar. Y creo que eso no tiene sólo que ver con la cantidad de bloques o con la pluralidad, sino con cierta lógica de la política de suma cero, de negarse a tomar los problemas de manera más amplia pensando más en la gente que en el microclima de la política. En el Concejo naturalmente se siente y va generando consecuencias para Rosario. Creo que hay un tema de mayorías, pero que también hay un tema de mezquindad, lógica negativa, internas adentro de los propios bloques que está trabando en funcionamiento del Concejo.

-¿Si accede al Concejo se va a volver a plantear la cuestión del endeudamiento?

-Es un país tan cambiante que siempre las oportunidades hay que medirlas en función de las circunstancias económicas. Nosotros si hubiésemos tomado los recursos hubiese sido muy conveniente porque no sé si el país en dos años va a tener condiciones como para tomar deuda. Vamos a intentar avanzar en obtener recursos que nos permitan hacer obras porque hay una lógica muy mala en términos de política pública, que es que obras que se amortizan en 30 o 40 años se pagan al contado. Y eso es malo porque hace que se pueda hacer menos.

-¿Cómo se pueden obtener esos recursos sin tomar crédito y con la deuda que tiene Nación con la provincia?

-Primero hay que exigir el pago de la deuda de Nación, cosa que el Concejo ha estado ausente de esa discusión. Hoy aparecen en el reclamo los representantes del partido que generó esa deuda durante doce años. Queremos avanzar en los créditos internacionales, el proyecto del Saladillo Mangrullo que terminaría de darle un desarrollo a la costa de Rosario en toda su integralidad, que además generaría un parque público de acceso a la costa a la zona sur de la ciudad. Junto al parque 121 la transformación de San Martin, Ayacucho, que terminaría de cambiar totalmente la zona sur de Rosario, está aprobado por la Federación Andina de Fomento, así que necesitamos que Nación nos incluya, que el Concejo después apruebe la toma de crédito al organismo. Uno no puede parar nunca buscar alternativas de financiamiento para hacer. A veces muchos hablan del cambio, pero el cambio requiere de hacer las cosas, no se cambia con un discurso y lo seguiremos haciendo. Queremos que el Concejo acompañe esa búsqueda, que dé respaldo político a los planteos de la ciudad, no del Gobierno, de la ciudad. Y esa lógica es importante establecerla. Y en los últimos años ha ido por el camino contrario.

-A pesar de ese trabajo, hay mucha gente que reclama más obras…

-Nosotros entendimos un mensaje, que la ciudadanía nos dio hace dos años. Nos dijo cambien, renueven equipos, elijan mejor las prioridades, trabajen en un proyecto que generen mayor compensación de las obras en los barrios y es lo que hemos hecho. Agregamos cuatro obras fundamentales bajo tierra como los emisarios en la zona noroeste y en Vera Mujica, para prevención de inundaciones. Y el registro de ese mensaje se termina de conformar con la pluralidad de la lista, en la que hay una nueva generación encabezando la propuesta del Frente. Y por otro lado, cuando hablamos del movimiento de la ciudad, hablamos de esto. La ciudad siempre se mueve reclamando. Cuando vos terminas la obra de cloaca, el vecino te va a pedir el pavimento definitivo, y tiene derecho y está bien que lo haga. Cuando termines el pavimento te va a pedir un lomo de burro o una señalización o que una línea de transporte aproveche la calle nueva. La demanda siempre es continua y es lo más rico que tiene participar de una gestión local. Nosotros tenemos 37 consejos barriales que funcionan en la ciudad cada mes y medio. Nosotros nos sentamos y regularmente vamos viendo lo que falta. Y a ese movimiento hay que acompañarlo, potenciarlo, no frenarlo.

-¿Cree que esta instancia puede ser un anticipo de lo que será la próxima elección a intendente?

-Me parece que hay que ser rigurosos con lo que le decimos a la sociedad cuando vamos a una elección. Más allá de las expectativas que podamos tener todos los que participemos, esta es una elección de concejales y la situación está difícil, la gente está pasando un momento complicado, el consumo está a la baja, hay temor en relación al tema del empleo. Y si uno dice que en dos años va a pasar tal o cual cosa… nadie quiere esperar dos años. Hoy hay una elección a concejales . Nosotros tenemos una decisión de qué queremos que el Concejo haga. Y lo queremos hacer porque la ciudad no puede esperar dos años. Lo queremos resolver ahora, porque no sé si lo vamos a poder resolver dentro de dos años. Es irresponsable hablar de la próxima elección a intendente porque estos dos años son clave. Y creo que la respuesta el vecino la quiere ya. Yo me estoy postulando para encabezar la lista de concejales y después veremos dentro de dos años qué discusión se da en la ciudad, pero no se puede manosear a la gente usando candidaturas para después pretender otra cosa. Hoy el camino es este y nosotros vamos a la elección con un programa muy directo de lo que queremos que pase en el Concejo Municipal.

-Hay algunos candidatos que dicen que el modelo está agotado, ¿qué tiene para responderle?

-Nosotros respondemos haciendo. La mejor respuesta es hacer. En abstracto hay cosas que suenan lindo pero en lo concreto no le cambian la vida a nadie. Sobre la idea del discurso del cambio en Argentina muchas veces hemos comprado cosas que después no fueron lo que parecían. Por nuestra parte creemos que el cambio está en el movimiento que la ciudad tiene no en decir que el otro está agotado. Nosotros no estamos agotados, no hay rincón de la ciudad donde no tengamos un proyecto a futuro. Creemos que sí era necesario escuchar un mensaje de la gente que era de renovar métodos, acciones, programas, personas y tenemos un frente muy plural. Me parece que yo soy producto de eso. Donde me tocó estar las cosas nunca terminaron igual, cuando fui concejal tomamos los temas del ambiente y Rosario cambió su legislación, tomó el tema de manera muy fuerte, cuando fui diputado acompañamos la defensa de Santa Fe y cuando asumí como secretario municipal armamos un esquema de trabajo territorial que hoy se ve en obras, en una gestión dinámica, que trabaja junto con la provincia, que trabaja en el Plan Abre, en la disminución de los indicadores de violencia, creo que en eso rindo cuentas. Y si voy al Concejo va a pasar lo mismo, no va a ser el mismo Concejo que antes. Tenemos un equipo que va con la misma impronta, tanto como Verónica, como Lichu, que tenemos mucho entusiasmo por el futuro de la ciudad, y en ese camino estamos. Después juzga la gente qué es lo que está agotado y qué no. Yo lo que noto es que algunos lo que hacen es repetir lo que decían hace dos años, y le falta ver que en la ciudad cambiaron muchas cosas en estos dos años. La gente quiere soluciones, hechos concretos, el que no lo tenga claro va a agrandar la brecha entre la política y la sociedad.

Sé el primero en dejar un comentario en "Javkin: “La ciudad está en un ritmo de obras muy fuerte, pero queremos avanzar más”"

Dejar un comentario

Su email no será publicado.


*