“La izquierda que no negocia con ningún partido tradicional tiene que estar en el Concejo”

Entrevista a la precandidata a concejala por el Frente de Izquierda en Rosario, Virginia Grisolía. “Consideramos que la voz de la izquierda tiene que estar. Una izquierda que es independiente de los sectores patronales y de los diferentes gobiernos”, enfatizó.

Por Fabián Chiaramello

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) se conformó en 2011, resultado de la alianza política de tres partidos de la izquierda trotskista argentina para competir en las elecciones de ese año: el Partido Obrero (PO), el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) e Izquierda Socialista (IS). Desde entonces, el espacio hizo varios intentos por ingresar al Concejo Municipal de Rosario, meta que casi es alcanzada en la anterior contienda electoral.

Virginia Grisolía encabezó la lista que cosechó casi 30 mil votos en 2015 y dejó al Frente de Izquierda a un paso del Palacio Vasallo. Este año, la nómina de precandidatos a concejales vuelve a ser liderada por la joven referente del PTS.

Grisolía tiene 28 años, estudia Antropología en la Universidad Nacional de Rosario y trabaja en un call center. Fue en la Facultad donde conoció a otros militantes del PTS y se acercó, principalmente, por las ideas y debates en torno a la problemática de género y los derechos de las mujeres; por eso, se sumó a la agrupación feminista Pan y Rosas. También le generó “empatía” la posición de ese partido en un debate candente por esos días: la crisis política desatada a partir de la resolución 125 que culminó con un enfrentamiento entre sectores del agro y el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. “El PTS planteaba una independencia política tanto de las patronales agrarias como del kirchnerismo y me generó empatía esa posición”, recordó la joven.

Mundo Político charló con la precandidata a concejala municipal por el FIT, de cara a las próximas elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) que se disputarán el 13 de agosto en todo el país.

—¿Cuáles son los principales ejes que va a encarar el Frente de Izquierda para la campaña en Rosario?

Fundamentalmente, hay un eje que atraviesa toda la campaña del Frente de Izquierda a nivel nacional, que ya viene planteando desde principio de año Nicolás del Caño (que se presenta en provincia de Buenos Aires) y que planteamos acá en la provincia con Octavio Crivaro: el eje es pensar la problemática de la desocupación, que es un problema creciente. Incluso, Rosario está dentro de las primeras localidades con mayor índice de desocupación. Nosotros venimos planteando que hay que repartir las horas de trabajo para atacar el problema, para que realmente trabajen todos. Hoy tenés laburantes que están 12 horas en un laburo, ya sea un comercio o una fábrica, y tenés un montón de trabajadores que no consiguen trabajo, que van infinidades de veces a agencias que no los llaman nunca. Tenés la superexplotación por un lado y obviamente la presión de que haya un montón de trabajadores desocupados que presiona a flexibilizar, presiona a bajar el salario, todo lo que ya conocemos. Entonces, el eje de que “nuestras vidas valen más que las ganancias de los empresarios” y “trabajar seis horas cinco días a la semana”, por supuesto sin rebajar el salario, es uno de los principales ejes que también planteamos en la ciudad, que es una de las que tiene los mayores índices de desocupación en el país.

Lo más importante, junto con eso, es el tema de la violencia de género que hay en la provincia y en la ciudad. Nosotros planteamos la necesidad de la construcción de refugios, como una medida paliativa, por supuesto, a la violencia de género. Es una militancia cotidiana la que tenemos contra la violencia machista, en cada movilización, en cada hecho. Pero efectivamente hay que tomar resoluciones para prevenir, porque eso es lo que no se está haciendo, desde el primer Ni Una Menos de 2015 que se viene denunciando, se viene exigiendo y no se cumple de parte de ningún gobierno. La construcción de todos los refugios necesarios para la ciudad es una de las propuestas que tenemos, como prevención de aquellas mujeres que  sufren la violencia, ellas y sus hijos, que por lo general, la mayoría también son víctimas de esa violencia. Las mujeres dependen mucho: más del 50 por ciento de las que sufre violencia depende económicamente del atacante y la posibilidad de romper con esa situación a veces es realmente económica; entonces, tener refugios pero también planes de vivienda y trabajo es fundamental para realmente tomar medidas paliativas.

—¿Cuál va a ser la agenda del FIT dentro del Concejo Municipal?

Consideramos que la voz de la izquierda tiene que estar en el Concejo hoy en día. Una izquierda que es independiente de los sectores patronales, de los diferentes gobiernos, ya sea del Partido Socialista (PS) en la provincia, de Cambiemos o del kirchnerismo, y eso es lo principal que consideramos que tiene que estar; porque nuestra agenda es la agenda de los trabajadores, siempre. Eso se mostró con el conflicto de PepsiCo: de los pocos referentes que había, el principal entre ellos era Nicolás del Caño, que hoy no es diputado pero cuando lo fue también estuvo junto a las diferentes luchas de trabajadores. Esa es una agenda que nosotros tenemos en nuestra militancia cotidiana y es la única que nos importa llevar en las elecciones. Y, por supuesto, es la única que nos importa tener adentro de cada legislatura. En ese marco, plantear la necesidad de que esté la izquierda, que tiene la agenda de los trabajadores, que tiene la agenda de las mujeres con estos reclamos, de la juventud que también es la más afectada frente a la desocupación, es importante porque además es la izquierda que ni ayer ni hoy ni mañana negocia con ningún partido tradicional. Y eso es muy importante en un Concejo Municipal donde se ve a las claras en los armados de listas que hay saltos de una lista a la otra por oportunismo político y nada más. Nosotros creemos que esa voz hoy no está planteada en el Concejo y por eso queremos pelear una banca.

—Más allá de lo opinable de las encuestas, un reporte de la consultora Management & Fit ubicó al Frente de Izquierda como tercer fuerza a nivel provincial de cara a las próximas elecciones, incluso mejor posicionado que el oficialismo, ¿hay un crecimiento del FIT en Santa Fe y en Rosario?

En general hay un crecimiento desde el 2011 hasta esta parte, que es cuando se conforma el Frente a nivel nacional. Eso se demuestra con los diputados nacionales que hay, que hay legisladores en diferentes provincias, ya sea del Partido Obrero o de Izquierda Socialista -que ahora vamos en listas unitarias-; eso ya es una demostración de que se fortaleció una opción de izquierda que es la cuarta fuerza a nivel nacional. En la provincia nosotros tenemos mucho reconocimiento, incluso nos damos cuenta en la calle porque salimos a hacer volanteadas, recorremos la gran cantidad de zonas que hay en Rosario y hay un reconocimiento de esto: de decir, “son los coherentes ideológicamente, los que hablan de los trabajadores”. Hay muy buena onda de parte de la gente, de parte de la juventud, que están re podridos de los partidos tradicionales y encuentran en el FIT una alternativa política. A mí me ha pasado que me escriben y me dicen: “mirá, yo no creo mucho en la política, a mí no me convence ninguno, pero vos laburás en un call center como yo” o “te pasa lo mismo que a mí que soy moza y además plantean esta agenda que tiene prioritarias a las mujeres, a la juventud y a los trabajadores, yo los banco”. Eso sucede y la verdad que reconforta; no solamente desde el punto de vista electoral, sino que reconforta desde la disputa de ideas que son hoy las elecciones.

—Considerando lo que pasó en los últimos años a nivel nacional y provincial con el crecimiento de Cambiemos y teniendo en cuenta que la provincia de Santa Fe y Rosario tienen sus particularidades, ¿creés que el desgaste o el descontento con el oficialismo puede ser canalizado por la izquierda?

Yo creo que sí. Y fundamentalmente en la juventud: desde que inician a votar eligen a la izquierda de los partidos tradicionales, en general. Dentro de eso aparecemos nosotros como Frente de Izquierda. Se nota que hay un porcentaje alto de opciones a la izquierda de los partidos de gobierno, del peronismo o del Partido Socialista en la provincia, que es una provincia muy particular. Pero el PS con su nivel de hipocresía, de gobernar también para los empresarios, de gobernar para la narcopolicía, de gobernar una provincia donde hay un enorme índice de desocupación, también tiene un desgaste muy grande y una crisis  que es notoria y en eso la juventud también está notablemente cansada; y se nota también que eligen opciones que van a la izquierda o quizás más ampliamente a la centroizquierda en general.

—¿Hubo algún tipo de acercamiento con esas otras fuerzas de izquierda o de centroizquierda locales?

El Frente de Izquierda ya es un frente electoral que expresa una unidad política muy importante, por esto que decía: cuales son los sectores a los que nos dirigimos, pero no como en representación, por arriba, sino porque son los que conforman las listas; porque hay docentes, hay trabajadores precarizados (como Lucas Castillo, ex trabajador de Liliana o Leilén Archenti, que es trabajadora de La Virginia), jóvenes estudiantes terciarios, universitarios… O sea, son la expresión de las listas. Y la expresión de una independencia política, de no haber estado nunca con ningún sector de gobierno. Es una gran diferencia y es una crítica que le hacemos a Ciudad Futura, por ejemplo, que llegaron al Concejo diciendo “somos lo distinto, la gente común, el cambio de los partidos que gobiernan”, etcétera, y se tuvo que discutir endeudamiento y se posicionaron a favor; dirán que hay un proyecto presentado por ellos, pero al fin y al cabo la votación era del endeudamiento de la ciudad, con el PS; eso para la centroizquierda misma, ni siquiera para la izquierda dura, es una lucha indeclinable en Argentina y para nosotros es un salto de vereda importante de lo que ellos mismos dijeron que iban a hacer. Así como también votar la Ley de Emergencia en Seguridad. No podríamos, por supuesto, tener algo en común para hacer un frente electoral. El Frente Social y Popular (FSP) también, lo conforman un eclecticismo de partidos, algunos están con el campo, otros con el PS en otras provincias, como el Partido Comunista Revolucionario (PCR). O sea que es algo que no tiene nada que ver con el Frente de Izquierda y por eso lo que siempre priorizamos es esta fuerza que nacionalmente respondió así; por eso Nicolás del Caño cuando entró como diputado sacó el 14 por ciento de los votos en Mendoza y hoy se espera que Noelia Barbeito haga una enorme elección y pueda entrar al Congreso también. O sea que hay una referencia de una izquierda que realmente no negocia con ningún sector, que son los que después golpean con ajuste, que son los que después golpean con represión inevitablemente.

 —Un tema que para Rosario siempre está en el tapete es el de la inseguridad, la relación con la policía y la represión policial, ¿cuál es la propuesta para encarar esa problemática?

Hoy en día es evidente el nivel de connivencia que hay entre la policía, el sector judicial, el gobierno provincial, los narcos. Hay mafias policiales que el PS asumió diciendo que iba a combatir y es evidente que con el correr de los tiempos se han fortalecido. Una policía que es garante del gatillo fácil, que es de las peores del país. Tenemos los casos de Franco Casco, de Jonatan Herrera, de Pichón Escobar, el de la docente María de los Ángeles París. Hay un montón de casos sucesivos, de una policía que no es evidentemente el problema de la corrupción de una parte y nada más; lo que vemos es que la realidad es que no se denuncia esa mafia policial, ni siquiera. Nosotros denunciamos que existe todo esto y que es imposible pretender algún tipo de reforma de algunos, por decirlo de alguna manera. Sabemos que el problema de la inseguridad pasa por el gran delito organizado, que es lo fundamental, de parte de las fuerzas de seguridad, ya sea en la provincia de Santa Fe o en cualquier parte del país. Nosotros siempre vamos a proponer salidas estructurales que las personas que nos gobiernan no resuelven, como el problema de la educación, como el de la vivienda, como el del trabajo. Hay que pensar en los barrios que tienen mayor pobreza, hay que pensar en los jóvenes que no se les plantea ninguna perspectiva y hay que empezar desde ahí y no desde la mano dura como se plantea siempre de parte de los gobiernos.

—Recién nombrabas el endeudamiento, el Municipio argumenta que hay obras básicas que no avanzan en los barrios por cuestiones presupuestarias y por eso quiere tomar crédito internacional…

Lo que te dice el PS es que la plata no está, que la necesitamos y hay que endeudarse, pero Rosario se benefició desde el boom sojero, de la especulación inmobiliaria (ahora salió la noticia que es de las ciudades más caras para alquilar). Hay un nivel de ganancia muy grande en la ciudad, el problema es que no se ha volcado para resolver los grandes problemas de los trabajadores. Esa es la cuestión: que el PS ha definido siempre dirigir esas ganancias hacia los empresarios, a subsidiar grandes empresas (como General Motors, por ejemplo, que después suspende trabajadores) a gobernar para los ricos, claramente, y no a destinar esa plata de la cual la ciudad ganó un montón; por eso hay torres de lujo, por eso se instalan acá y por eso hay un montón de viviendas ociosas. Lo que nosotros proponemos, porque claramente la plata está, es el impuesto a las grandes fortunas (como el Casino, por ejemplo; que sí, está perfecto para hacer la gran boda de Messi, pero lo que se recauda no se destina absolutamente en nada para resolver problemas), a los puertos que no pagan ingresos brutos. Hay limitaciones desde el Concejo, obvio, pero como programa general del Frente de Izquierda esta es una de las principales iniciativas que está planteada.

En el Concejo hay límites por la competencia misma que tiene, lo que nosotros planteamos es algo que va más allá de eso también. En relación a la especulación inmobiliaria, por ejemplo, eso es algo que tranquilamente puede discutir la ciudad. Lo del Sheraton, que ahora está trabado por todos los negociados oscuros que hay detrás; pero que los trabajadores puedan tener créditos que nos superen el 20 por ciento de su sueldo para poder tener su vivienda propia, por ejemplo. El tema de los alquileres que es una locura, las viviendas ociosas se tienen que expropiar y poner al servicio de aquella cantidad enorme de miles de familias que no tiene vivienda hoy en día, ese es un enorme problema que nadie quiere resolver. Entonces vos seguís construyendo torres vacías mientras tenés casas en condiciones precarias, con fríos como éstos, un montón de problemas que no se resuelven. Depende para qué sector se quiere gobernar. Yo creo que el PS ha tenido un relato también, de “la cultura”, de dar determinados derechos, que eso no ha garantizado ninguna salida para un montón de sectores; por eso hoy hay tanta desocupación en la ciudad y de eso todos callan.

Bancas rotativas. “Si nosotros conquistamos una banca en el Congreso Nacional (con Octavio Crivario van Jorgelina Signa, del PO y concejala de Capitán Bermúdez, y Sebastián Sancevich de IS, abogado de derechos humanos) o en el Concejo Municipal (a mí me acompañan Luciano Cáceres y Daniela Vergara, ambos docentes de Amsafé), va a ser rotativo, como es la disposición del Frente de Izquierda siempre, que democráticamente las diferentes fuerzas forman parte y ocupan los espacios que se conquistan”, explicó Grisolía.

En campaña. El domingo 23, a las 15.30, el PTS en el FIT va a realizar un acto en el Sindicato de Canillitas. Además de los referentes locales, estará presente Nicolás del Caño.

Sé el primero en dejar un comentario en "“La izquierda que no negocia con ningún partido tradicional tiene que estar en el Concejo”"

Dejar un comentario

Su email no será publicado.


*