Blanco: “En esta economía heterogénea, el Estado tiene un rol fundamental”

Mundo Político dialogó con el legislador provincial por el Frente Progresista Cívico y Social sobre la gestión provincial, que hace foco en la producción local. “Con políticas nacionales que apuntan a la especulación financiera se termina impactando en el empleo”, aseguró.

Por Guido Brunet- Fotos: Boiso Yunes/Mundo Político

Blanco fue Director de Políticas de la Juventud durante la gobernación de Hermes Binner y Secretario de Coordinación de Políticas Sociales durante la gestión de Antonio Bonfatti en la provincia. El actual diputado provincial charló sobre los ejes de la gestión provincial y de la Cámara de Diputados que hacen foco en el respaldo a la producción local y la inserción laboral, sus proyectos en la Cámara de Diputados y la situación política y social del país.

“Si tenés políticas nacionales que apuntan más a la especulación financiera que a lo productivo más temprano que tarde termina impactando en el empleo y hay sectores que quedan excluidos. Esto es lo que se está viendo y desde Santa Fe intentamos generar algo diferente”, remarcó Blanco.

-En los últimos días se realizó un encuentro del Partido Socialista, ¿qué rescata de esas jornadas?

-Fue la primera vez que se hace una experiencia de este tipo, hubo militantes y dirigentes de toda la provincia, más de 750 personas y fue muy bueno porque se dio un espacio de discusión e intercambio de ideas para analizar la política pública que viene. Nosotros vemos un mundo que está cambiando vertiginosamente, se está modificando el mundo de la producción y del trabajo, las dificultades sociales van mutando y se van complejizando. Entonces, como partido tenemos que interpretar dinámicamente la realidad y que actualizar las respuestas. Así que surgieron propuestas muy interesantes tanto para el desarrollo económico y productivo, para lo que es la igualdad y las políticas sociales, como todo lo que tiene que ver con el ambiente y la infraestructura social y urbana. El gran desafío que tiene el socialismo a mi modo de ver es como se repiensa y se actualiza mientras gobernamos, mientras todos los días damos respuesta en la gestión a la vez tenemos una mirada a largo plazo para modificar esta sociedad.

-¿Esos son los ejes, la inclusión y la producción?

-Sí, el eje es el desarrollo económico productivo partiendo del análisis de que Argentina no tiene un modelo de desarrollo. Los últimos veinte años del país han sido a los ponchazos. Y no hay un modelo productivo que sea inclusivo del mundo del trabajo, respetuoso del medio ambiente y que privilegie la producción nacional y no la extranjerización de los medios de producción. Analizamos con profundidad ese tema y propusimos líneas de trabajo y de acción. Por otro lado analizamos lo cambiante de la sociedad en un país que tiene el 30 por ciento de pobreza, la penetración del narcotráfico, la violencia urbana, la fragmentación social y como eso exige nuevas respuestas del Estado. Y también el hábitat, la vivienda y una vida respetuosa de lo humano y del medio ambiente.

– Una de las problemáticas que está teniendo el país es la cuestión del empleo, ¿ante eso el foco está puesto en el emprendedurismo y economía social?

– Nos proponemos seguir avanzando en una mirada a largo plazo sobre cómo integrar a los sectores productivos, cómo el empresario puede acceder a un crédito blando para modernizar su producción, cómo abrir nuevos mercados. Hay variables como el tipo de cambio o la apertura de importaciones que hacen a la competitividad de un país, que se dan a nivel nacional y las provincias poco tenemos que hacer. Es un entramado productivo depende muchísimo de las políticas a nivel nacional, pero que nosotros desde Santa Fe podemos ayudar a que sean más productivos competitivos. Ante el cambio de modelo a nivel nacional se presenta el desafió de cómo defendemos desde la provincia un modelo productivo santafesino, porque en definitiva la tentación siempre va a estar en dejar de renegar, convertirse en importadores o vender las máquinas y poner la plata a plazo fijo o en la bicicleta financiera. Ante esos incentivos que para nosotros son negativos, debemos defender al modelo productivo, creo que ahí está el eje del debate de estos próximos años.

– ¿Desde la Cámara de Diputados hay alguna propuesta en ese sentido?

-En lo personal vengo trabajando muy fuerte todo lo que es lo productivo. Por un lado, la Cámara de Diputados ha asumido una actitud activa en estar al lado de los conflictos del trabajo que se han dado últimamente. Fueron más de 120 intervenciones en que la Cámara de Diputados acompañó a los sindicatos y a los trabajadores para que no se pierdan las fuentes de trabajo. Por otro lado, he presentado un proyecto de ley tendiente a que los trabajadores se puedan organizar en cooperativas para mantener la fábrica funcionando, que tenemos varios nuevos casos en Santa Fe. El fin es que tengan las herramientas legales y financieras para organizarse y mantener los puestos de trabajo. Y por otro lado, hay una mirada a largo plazo que apunta a mejorar la productividad y la competitividad de las empresas santafesinas con estos valores, la defensa del empresariado local, los capitales provinciales, evitar la extranjerización del aparato productivo. Y una producción respetuosa de lo social, de las fuentes de trabajo y del medio ambiente.

– ¿Una de las ideas también es apoyar las economías regionales para que no se deba concentrar la producción en las grandes urbes?

– Sí, lo veníamos trabajando con el Plan del Norte, la industria del algodón y la caña de azúcar, por ejemplo, que se ha revitalizado. La industria metal mecánica asociada a la agricultura a la soja está teniendo un periodo de bonanza, se ve un fuerte dinamismo. Pero está golpeada la miel en el centro y sur de la provincia y la frutillo de Coronda, entre otros casos. Tenemos diferentes situaciones que se vieron perjudicadas por los precios internacionales o la apertura de importaciones. En esta economía heterogénea, donde algunos crecen y otros caen allí el rol del Estado es fundamental para tener un panorama integral de la cuestión y poder focalizar sus políticas en ayudar a ciertos sectores.

– La juventud es otro sector al que se le dificulta llegar a un puesto de trabajo…

– Nosotros a nivel nacional tenemos un drama social que no es de ahora que es el tema de la deserción en la escuela secundaria. Ni el Gobierno anterior con la Asignación Universal por Hijo ni el Gobierno actual está dando en la tecla. Seguimos teniendo en Argentina uno de cada dos adolescentes con problemas para terminar la secundaria. Ahí hay un problema social enorme. Está demostrado que las condiciones básicas para acceder a un puesto formal es tener la escuela secundaria finalizada. Entonces se está generando una bomba de tiempo porque hay sectores que van a tener grandes dificultades en llegar al mercado de trabajo formal. En Santa Fe se hace un trabajo muy grande con el Vuelvo a Estudiar, se está yendo a buscar a los chicos casa por casa. Pero esto no es matemático, una cosa es ir a buscarlos, pero después hay seguir en el día a día para sostenerlo. Ese tema para nosotros es central, seguir potenciando las escuelas secundarias y particularmente las técnicas, que en la provincia hemos asociado con las posibilidades de inserción laboral. Son políticas concretas que incluyen a miles de jóvenes. También están los programas Nueva Oportundiad y Raíces en el norte que tienen que ver con atacar poblaciones de jóvenes que están excluidos y tratar de incluirlos a través de la economía social. Pero es una tarea difícil que tiene avances y retrocesos y en la que hay seguir invirtiendo mucho dinero.

– Es una temática compleja que excede lo local…

– El 30 por ciento de pobreza que tiene el país es un drama y eso repercute en la calidad de vida, seguridad, en todo, tiene la base en la educación. Y con el Plan Abre tratamos de poner recursos en cómo mejoramos la situación social de muchos barrios. Pero si tenés políticas nacionales que apuntan más a la especulación financiera que a lo productivo más temprano que tarde termina impactando en el empleo y hay sectores que quedan excluidos. Esto es lo que se está viendo y desde Santa Fe intentamos generar algo diferente.

– ¿En qué se basa el proyecto que presentó recientemente que propone no realizar propaganda política en bienes públicos?

– Surgió de un movimiento ciudadano a nivel nacional, ya que se dieron casos patéticos y ridículos por parte de gobernantes que están de paso, porque en definitiva en política todos estamos de paso, de apropiarse de lo que es de todos. Nosotros presentamos un proyecto para que en Santa Fe esté terminantemente prohibido ponerle el nombre o la referencia personal a los bienes públicos, como rodados, carteles de obra, edificios públicos. No lo hacemos con el fin de señalar a otros partidos, sino para que sea una toma de consciencia ciudadana para entender que hay que separar lo que es partido político, gobierno y Estado, cosas que están entrelazadas pero que son diferentes. Lo que es un bien público es de todos. En Santa Fe se logró sacar la ley de lemas y evolucionamos hacia las PASO, que se tomó a nivel nacional. Y después fue la boleta única, que transparentó el sistema, no hay más robo de boleta en la que atrás de un conocido entraban varios desconocidos. Esto se inscribe en este contexto, para consensuar las reglas de juego para los que están en el gobierno hoy y para los que están en la oposición, que en un futuro va a cambiar. Esto hace a la cultura y la calidad democrática y a seguir construyendo confianza en la política a partir del ejemplo. Tenemos que tratar de construir buenos ejemplos porque si no se quiebra la relación entre partidos políticos y sociedad, y cuando esto pasa aparecen los Trump, los Le Pen y otros fenómenos de la anti política que llegan con recetas perjudiciales para la gente.

– Uno de los temas que generó un gran rechazo en varios sectores fue el 2×1 al represor Muiño, ¿cuál es su visión y qué cree que puede significar a futuro?

– Es intolerable lo que hizo la Corte Suprema. Es romper un contrato social, al que la enorme mayoría de los argentinos suscribimos. Ese contrato social es el Nunca Más, que significa Memoria Verdad y Justicia, y Justicia es que el que cometió un delito de Lesa Humanidad tiene que enfrentar un juicio y respetar la condena. No puede quedar duda es que los delitos de Lesa Humanidad no son iguales a cualquier otro delito penal. Entonces es inaplicable el criterio del 2×1, por eso es una barbaridad a nuestro modo de ver. Nosotros apoyamos el cambio en la legislación para que no se aplique el 2×1 a estos delitos. Y hasta habría que discutir si la ley del 2×1 sigue teniendo vigencia jurídica en el país, pero creemos que con esto se genera un nuevo quiebre entre Justicia y sociedad y cuando pasa esto llega el caos y la justicia por mano propia, así que por eso también es un antecedente complicado lo que hizo la Corte. Por supuesto que hay sectores reaccionarios vinculados con los genocidas que ejercen presión y lobby político que tienen intereses fuertes, pero hay una gran mayoría de los argentinos que suscribió al contrato del Nunca Más y cualquier retroceso a eso es un daño enorme a la democracia.

Sé el primero en dejar un comentario en "Blanco: “En esta economía heterogénea, el Estado tiene un rol fundamental”"

Dejar un comentario

Su email no será publicado.


*